Saltear al contenido principal

Activistas que resisten ante las restricciones

Los valientes activistas que apoya el Fondo para los Derechos Humanos Mundiales son algunos de los catalizadores más eficaces del cambio social progresista.

Sin embargo, su trabajo está en peligro por causa de autoridades gubernamentales corruptas, empresas privadas y organizaciones criminales. En el contexto actual de un marcado aumento del autoritarismo, las y los activistas enfrentan cada vez más restricciones legales represivas y amenazas a la seguridad digital y física, y se les cataloga como personas peligrosas y generadoras de problemas, con el fin de socavar su apoyo público.

El Fondo trabaja para cambiar este discurso. Nuestro enfoque integral para apoyar a activistas que enfrentan las restricciones y resisten ante ellas abarca:

Nuestro programa Entorno Favorecedor para Defensoras y Defensores de Derechos Humanos:

Este programa ofrece recursos financieros, capacitación y conexiones estratégicas para posibilitar que las y los activistas mantengan la agilidad ante medidas represivas que afecten su trabajo. El Fondo otorga a los grupos que trabajan en ambientes particularmente duros oportunidades para experimentar, probar y compartir estrategias novedosas para resistir a las restricciones y construir nuevas habilidades para cumplir sus objetivos con respecto a los derechos humanos. Las y los activistas también construyen solidaridad mediante alianzas estratégicas con miembros del movimiento más amplio de los derechos humanos. En consecuencia, las organizaciones pueden resistir de manera más efectiva ante las restricciones que enfrentan, cómo así también aumentar su resiliencia y crear espacios para operar.

Promover el activismo no tradicional:

El Fondo ha ampliado su labor para apoyar a lideresas y líderes emergentes que provienen de afuera de la esfera tradicional de los derechos humanos y que crean cambios sociales positivos en las regiones en las que trabajamos. Lideresas y líderes comunitarios y culturales influyentes, como actrices, comediantes, artistas, atletas y académicas, tienen la capacidad de llegar a grandes franjas de población e inspirar el diálogo; y las alianzas con estas personas son claves para construir el apoyo público a los derechos humanos y movilizar movimientos de cambio.

Apoyo técnico:

Nuestro apoyo técnico prepara a los grupos de derechos humanos para que se mantengan resilientes y sanos de cara a desafíos físicos, mentales y digitales. Apoyamos a activistas para que se protejan de manera proactiva ante ataques y salvaguardar su bienestar. Esto incluye la implementación de mejoras para su seguridad física, la transmisión de conocimiento para ayudarles a cumplir regulaciones legales y financieras diseñadas para restringir su trabajo, y capacitaciones para prevenir o resistir ciberataques. El Fondo también ayuda a las organizaciones donatarias a acceder a apoyo psicosocial y a conectarse con grupos que han atravesado situaciones similares.

Ayuda de emergencia:

Si las amenazas aumentan, el Fondo ofrece donaciones de emergencia enfocadas en la protección de la seguridad y la capacidad de las organizaciones donatarias para continuar trabajando a favor del cambio. Cuando se acosa o se amenaza a un grupo respaldado por el Fondo, o se accede ilegalmente a sus redes o su sistema informático, ofrecemos financiamiento inmediato para salvaguardar su trabajo y las vidas de sus integrantes. Con frecuencia, esto comienza con planes de contingencia a medida que la situación se intensifica, y puede acompañarse con apoyo psicosocial y logístico cuando las y los activistas se preparan para una potencial reubicación en el corto plazo. En las situaciones más extremas, también les ayudamos a reubicarse con sus familias en lugares seguros.

×Close search
Buscar