Honduras

Temas prioritarios

  • Derechos de las comunidades indígenas
  • Derecho al territorio y los recursos naturales
  • Seguridad de defensores y defensoras de derechos humanos
  • Derechos de la mujer
  • Derechos de las personas LGBTI

Comienzo del programa: 2013

Honduras ha sufrido durante décadas a causa de un alto índice de pobreza, instituciones gubernamentales débiles, violencia, y la ausencia de un Estado de Derecho. Después del golpe de Estado en 2009, la situación se ha tornado aún más peligrosa. Honduras tiene una de las mayores tasas de homicidio en el mundo. Los grupos del crimen organizado y los cárteles de droga operan con impunidad a lo largo del país. La corrupción dentro del sistema judicial, y la complicidad entre la policía y las fuerzas de seguridad motivada por intereses criminales en común, dejan a los ciudadanos desprotegidos y en riesgo. Los periodistas, defensores de derechos humanos, abogados, comunidades indígenas, y personas de la comunidad LGBTI enfrentan amenazas constantes, acoso, y ataques; todos sufren de alarmantes tasas de homicidio.

A pesar de las dificultades que enfrenta, el movimiento por los derechos humanos ha logrado persistir en Honduras. Los derechos civiles, las detenciones arbitrarias y las ejecuciones extrajudiciales se han vuelto causas prioritarias para las organizaciones de derechos humanos. Gran parte de estas violaciones ocurren en medio de una lucha por el derecho al territorio y los recursos naturales, donde la represión y las agresiones por parte de poderosos actores estatales y no estatales han sido extremas. A pesar de ello organizaciones valientes que trabajan por los derechos humanos han sido capaces de tener logros significativos. Presas hidroeléctricas, minas, y megaproyectos de desarrollo que habrían sido construidos a pesar de la oposición de las comunidades locales, cuya salud y medios de vida se verían afectados negativamente, han sido detenidss. Las comunidades se han movilizado para proteger sus derechos, ya que las instituciones gubernamentales no lo hacen.

Nuestra estrategia

Aunque notable por su resiliencia, el movimiento de derechos humanos en Honduras carece de fondos suficientes. Nosotros proveemos apoyo allí donde la necesidad es mayor: defendiendo el derecho al territorio y los recursos naturales, protegiendo la seguridad de los defensores de derechos humanos, y protegiendo a las poblaciones que han sido afectadas desproporcionadamente por una epidemia de violencia en el país. Nuestros donatarios documentan y litigan casos de feminicidio (mujeres que fueron asesinadas por ser mujeres), migrantes desaparecidos, y los atroces crímenes de odio cometidos contra personas de la comunidad LGBTI. Con el fin de fortalecer la profundidad y la amplitud del movimiento de derechos humanos, también apoyamos organizaciones más grandes para desarrollar la capacidad institucional de pequeñas organizaciones comunitarias que defienden los derechos de sus comunidades, y facilitamos conexiones entre las organizaciones en Honduras, así como con coaliciones regionales.