América Latina

El Fondo para los Derechos Humanos Mundiales apoya a aproximadamente sesenta organizaciones en América Latina por medio de sus programas en México, Guatemala y Honduras. Estos tres países han sufrido intensos niveles de violencia que ha sido exacerbada por la corrupción en su sistema judicial, la ausencia de un Estado de Derecho, e impunidad por crímenes cometidos por actores estatales y no estatales, incluyendo al crimen organizado.

Las poblaciones vulnerables son las más afectadas por estos abusos. La tasa de desaparición de migrantes es alarmante. Las mujeres, especialmente las defensoras de derechos humanos, sufren desproporcionadamente de amenazas, agresiones, , difamación y criminalización. Megaproyectos de desarrollo impuestos sin consultar ni informar a las poblaciones afectadas amenazan a los defensores y a la vida de campesinos rurales y comunidades indígenas. Debido al gran número de desafíos en materia de derechos humanos en estos países, el Fondo para los Derechos Humanos Mundiales se ha puesto la tarea de fortalecer sus programas de donativos en la región, apoyando los esfuerzos por construir coaliciones y coordinar estrategias entre nuestros donatarios latinoamericanos. Nuestros donatarios que defienden los derechos de las comunidades rurales e indígenas están trabajando juntos para reunir evidencia y construir un caso en contra de una compañía minera canadiense que causó graves daños a la salud en comunidades en Honduras, México y Guatemala. Un gran número de nuestros donatarios en México y Guatemala han presionado por una mejor protección para las mujeres defensoras de derechos humanos a nivel regional. Las organizaciones de derechos humanos en estos tres países presionan por un cambio utilizando el Sistema Interamericano de Derechos Humanos, amplificando la exigencia a nivel regional por la rendición de cuentas y la justicia.

En América Latina hemos promovido redes de apoyo donde las organizaciones se encuentran, comparten experiencias y estrategias, crecen y se vuelven más efectivas. Como resultado de ello, nuestras inversiones en organizaciones individuales logran un mayor impacto.